Elaborarán aceite y biocombustible a partir de Tártago y Jatropha

| lunes, 10 de marzo de 2008
La Facultad de Agroindustrias de la UNNE realizó un acuerdo de cooperación para fomentar la elaboración de aceites y biocombustibles a partir de la producción de tártago y de jatropha con una firma suiza. La institución con sede en Sáenz Peña (Chaco) aportará los recursos humanos y además el servicio de sus investigadores para control de calidad que asegure el éxito del proyecto.

Global Agricultural Resources (GAR) es una firma agroindustrial con sede en Zurich, Suiza, que tiene la intención de avanzar con esta iniciativa. Dany Kait, el director para Latinoamérica, se reunió con el decano de Agroindustrias, Walter López.

De la reunión realizada en el mes de febrero, también participó Daniel Vera, gerente de la Cooperativa Picada Libertad, de Leandro N. Alem, Misiones. Ésta otra firma fue precursora en esta producción de tártago en la vecina provincia y aportaría su experiencia en la materia.

La intención de la empresa, de capitales suizos y británicos, es fomentar la plantación del cultivo de tártago y jatropha en la provincia del Chaco, como ya lo está haciendo en Misiones Picada Libertad.
La firma suiza realizaría una fuerte inyección de fondos en la etapa de producción. Entre otras cosas instalaría aceiteras para el procesamiento del producto. Pero lo que es más importante, se comprometió a comprar todo el aceite que se elabore.

Kait se mostró sorprendido por el nivel de avance que Agroindustrias tiene en el área de biocombustibles. La reunión entre las partes se realizó en el mes de febrero y allí se establecieron las principales pautas de trabajo.

En un principio, Agroindustrias se dedicará a la realización de controles de calidad al aceite de tártago proveniente de productores misioneros. El objetivo es determinar las características fisicoquímicas de los mismos.

Estos análisis serán realizados en el Laboratorio de Aceites y Biocombustibles de la Facultad de Agroindustrias, uno de los orgullos de esta alta casa de estudios y de la UNNE y además responsable de que Global Agricultural Resources AG haya puesto sus ojos en Chaco para la ejecución del proyecto.

GAR tiene como objetivo inmediato la introducción del aceite de tártago pre tratado a la Comunidad Económica Europea y en un futuro cercano la transformación en biocombustible. Los participantes del acuerdo destacaron la importancia que tiene la transformación que propone la firma: convertir aceites vegetales del tipo no comestibles en biocombustible.

El trabajo de laboratorio. Según el acuerdo, el objetivo del trabajo de los investigadores de la UNNE será determinar las características fisicoquímicas del aceite de tártago proveniente de productores misioneros. Y llevar a cabo estudios que permitan contar con mayor información con respecto a los parámetros de reacción que optimicen la producción de biocombustible.

Las actividades que se deberán realizar para alcanzar un análisis fiel son la obtención del aceite y en análisis de diferentes características del producto: humedad, acidez total, índice de iodo, saponificación y refracción son algunas de las mediciones.

La obtención del aceite de tártago se realizará a través de dos técnicas: el prensado mecánico y el filtrado. Más precisamente, se trata de un doble prensado en frío y un filtrado con filtro al vacío para la eliminación de impurezas.

Otro de los trabajos del laboratorio de los investigadores de Agroindustrias será el Tratamiento del aceite obtenido. Con agregado de agua acidificada se eliminarán las gomas o fosfolípidos. Este proceso es conocido como “desgomado”. Además agregando una solución alcalina se logrará la decoloración del aceite, esto es lo que se llama “neutralización”.
Para caracterizar el aceite el laboratorio de la UNNE en Sáenz Peña deberá realizar diferentes mediciones por triplicado:

-Humedad: por el método de Dean Stark.
-Acidez Total: por titulación, la muestra se disuelve en mezcla de tolueno/etanol, titulando con NaOH y usando fenolftaleína como indicador.
-Índice de Iodo: por el método de Wijs, midiendo la cantidad de halógeno fijado en las dobles ligaduras de la muestra, por acción de una solución de monocloruro de iodo.
-Índice de saponificación: por saponificación de la muestra con un exceso de solución etanólica de hidróxido de potasio y valorando el exceso de solución alcalina con solución de ácido clorhídrico en presencia de un indicador.
-Índice de refracción: por medición con refractómetro tipo Abbe
-Ph: con phmetro digital.
-Densidad relativa: por determinación con picnómetro, determinando las masas correspondientes a un mismo volumen de agua y aceite a igual temperatura y refiriéndola luego a la densidad del agua a 4°C.

La idea es que el producto alcance las “especificaciones” de GAR, lo que permitirán ubicar al aceite y los biocombustibles en el mercado Europeo. Para eso hay que llegar a:
Apariencia: Claro y brillante
Ácidos grasos libres: máx. 1,0 %
Humedad y materiales volátiles: máx. 0,25 %
Impurezas insolubles: máx. 0,02 %
Valor de hidroxilo: min. 160 – max. 168
Contenido de ácido recinoleico: min. 85 %
Densidad: min. 0,952 a 30 oC
Viscosidad ( Gardner-Holdt): U – V Stokes: min. 6,3 – max. 8,9

Producción de tártago y experiencia misionera

La producción de aceite de tártago despierta gran interés en la región. Existe un mercado interesante en todo el país y especialmente en los Estados Unidos.

Desde el 17 de abril de 2006 en la Cooperativa Picada Libertad (Misiones) comenzó a ejecutarse un proyecto con semillas, las cuales se acopian en los silos de la cuenca de Bernardo de Irigoyen. El Proyecto “Tártago” en esa cooperativa permite complementar la producción principal: el aceite de tung.
El proceso productivo del aceite de tártago es muy parecido al del tung. Actualmente en Picada Libertad se produce aceite industrial, pero existe un proyecto para elaborar algún tipo de refinado. Aunque éste se destinaría a otro uso, como puede ser el medicinal, que también se puede realizar agregando nuevas maquinarias.

La materia prima se acopia en Bernardo de Irigoyen, principal cuenca de estas plantas, y se procesan en Leandro N. Alem.

La planta del tártago que allí se utiliza es una variedad “híbrida” y es plantada por unos 1.500 productores de la zona de Irigoyen. Se plantan entre los meses de agosto y septiembre y la primera cosecha se realiza entre febrero y marzo.

Su productividad llega hasta dos años y medio y produce entre dos y tres mil kilogramos por hectáreas. En cuanto al rendimiento y producción de aceites, es de un 45 por ciento. El tung, por ejemplo, rinde un 15 por ciento.

La planta del tártago es originaria de Israel y la India (principal exportador) y en Sudamérica se está trabajando hace unos años en Brasil, Bolivia y Paraguay. La Cooperativa Picada Libertad coloca la producción en distintos tipos de mercado, ya que el aceite de tártago tiene unas 400 utilidades.
El aceite de tártago también es apto para el biocombustible, como lo están haciendo en el Brasil, donde existen proyectos que los implementan con los productores, quienes producen sus propios biocombustibles.

Cuando comenzó el proyecto en Picada Libertad, la capacidad de elaboración de la cooperativa era de entre 15 y 20 millones de kilogramos de semillas, pero actualmente se elabora entre 3 y 4 millones de kilogramos.
Fuente: revistacyt.unne.edu.ar